O Nami

Esta es la historia de un Karateca:

O-Nami era un practicante de Karatedo, que entrenaba muy disciplinado en su Dojo. El era el número 1 cuando hacía Kumite. Pero cuando el salía a competir a otro Dojo, no salía victorioso, perdía la confianza en si mismo. Un día O-Nami fue a visitar a un monje y le expuso su problema.

El Monje le preguntó: Que significa tu nombre? El le dijo “Grandes Olas”, (en nuestro estilo Shito-Ryu existe una técnica que se llama Nami-Ashi, que significa: Pie de Ola). Entonces el Monje le dijo: te vas a sentar en seiza y vas a meditar enfocándote que tu eres unas grandes olas y todo lo que esta a tu paso no te puede bloquear tu camino y que vences todo tipo de obstáculo.

El monje dejo a O-Nami con su cara reflejando angustia, meditando, O-Nami pudo enfocarse en lo que le dijo el monje por un día. Cuando el monje regreso al día siguiente, O-Nami tenía una cara de tranquilidad y paz.  El Monje le preguntó: ¿Cómo te sientes?, a lo que O-Nami dijo: “Me siento bien y listo para enfrentar cualquier reto!

Desde ese día O-Nami fue imbatible tanto en su Dojo como en cualquier Dojo que el visitara, había encontrado la confianza en si mismo, su iluminación!

Hanshi Sosa